Seleccionar página

BreLaRow on Fickr

Poco se habla sobre la curiosidad en la práctica. Sin embargo la actitud curiosa es fundamental porque es la base para el autoconocimiento de nuestros motivos y valores, de nuestros pensamientos, reacciones y emociones.

La curiosidad es un mecanismo básico en el aprendizaje del ser humano. Cuando pensamos en curiosidad lo asociamos inmediatamente la figura de los niños, su forma de ver el mundo, su frescura y sus arquetípicos “porqués”. Al igual que los niños observan el mundo, nosotros podemos invocar esa curiosidad para observar aquello que surge en la meditación.

En tu próxima meditación te invito a que adquieras la postura de tu práctica, dediques unos instantes a serenarte y reconocer tu cuerpo, y, antes de centrarte en la respiración, evoca durante un tiempo al niño que fuiste.

Puedes recordar tu juguete preferido, unas navidades especiales o un momento significativo. Si tienes hijos juegas con ventaja porque seguramente tengas ejemplos más cercanos para identificar y evocar la actitud infantil de descubrimiento y curiosidad. Yo, por ejemplo, me acuerdo de mi primera mascota, un gato. Recuerdo que la primera vez que lo acaricié siendo yo muy pequeño, me sorprendió lo calentito que estaba.

Recuerda algún episodio como esos y trata de evocar aquella emoción de sorpresa, de descubrimiento. Esos gozos pequeños que nos mantenían la ilusión.

Después de haber recordado durante unos instantes esa emoción, lleva la atención a la respiración. Comienza la práctica y durante el tiempo que estés meditando observa lo que ocurre con la misma actitud de curiosidad y exploración. ¿Cómo es la respiración? ¿Aparecen pensamientos? Pues deja que tu niño explorador los observe, a ver cómo son, cuánto duran, que generan, si se resisten cuando llevas la atención de nuevo al cuerpo y a la respiración. Fíjate que esa actitud de curiosidad infantil está ligeramente impregnada de ilusión, de alegría y de juego. Llevar esa actitud a la práctica de la meditación te ayuda también a relajarte, a estar mejor con uno mismo y a conocerse mejor.

Juega contigo.

Pin It on Pinterest